LOS CAMINOS DEL ESPAÑOL

Lec. 11. Presentación

ANTERIOR < 38 (43) > SIGUIENTE

CARLOS: Bien, undécima lección: "Caballeros andantes". En esta penúltima etapa de nuestros Caminos del Español, los héroes de la lengua castellana van a viajar -igual que hizo el Cid Campeador- los caminos del español a caballo..., van a ser caballeros andantes nuestros nuevos héroes. Van a salir en las páginas de las novelas de caballerías muy populares en los siglos XV y XVI. Con sus fieles caballeros, en sus caballos, galanteando a las damas... y haciendo el bien, van a ser inmensamente populares en Castilla en el siglo XV y en el resto de la Península Ibérica en el s. XVI. Un género que va a culminar en la genial parodia de Miguel de Cervantes, Don Quijote de La Mancha, que publica al principio del siglo XVII.

Así como la antigua vida de acción del caballero -como vimos en la etapa del Cid Campeador- había inspirado un mundo épico, ahora, que ya se ha terminado la Reconquista con la toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492, la nueva vida del caballero se manifiesta en ficciones literarias, en quimeras individualistas y en actos de enamorado servicio a una dama en escenarios imaginarios y frecuentemente remotos. La novela de caballerías, a pesar de haber tenido enorme difusión en España, parece haber nacido en Francia. En Castilla, ya en el siglo XIV, hubo dos precedentes notables de este género: La Gran Conquista de Ultramar y El Caballero Cifar. Pero es a fines del s. XV, cuando la lengua castellana, a punto de llegar a su mayoría de edad, cabalga con gallardía en la obra más famosa del género, el Amadís de Gaula. Fue un libro que apasionó a varias generaciones de españoles, y no españoles, a lo largo del s. XVI. Está escrito en un estilo elegante y atractivo, sin los rebuscamientos de la prosa humanista, ni tampoco esos excesos retóricos de novelas de caballerías posteriores.

El inmenso éxito de esta obra, Amadís de Gaula, provocó una legión de imitadores cuyos excesos habrían de parodiarse genialmente en la obra cumbre de la literatura española, la obra de Cervantes, Don Quijote de La Mancha.

Los paisajes manchegos, con sus dilatadas llanuras y sus molinos de viento, van a ser el escenario de esta obra cumbre. Pero vamos a aprender más de esta obra y de las novelas de caballerías a través de las palabras de un experto como el profesor Joaquín González Cuenca de la Universidad, justamente, de Castilla La Mancha.

Una pregunta: