POR EL CAMINO DEL CID

Sueño dulce en Figueruela.

[ANTERIOR] 110 (277) [POSTERIOR]

Evaristo: Está cerrando, ¿no? ¡Abre, abre, abre! Pero si está, ¿no está abierta?
Vidal: Nada. No creo que caiga más.
Mujer: Lo que pasa es que el agua está muy baja y ahí mismo.
Vidal: ¡Espera! ¡Toma!
Hombre: ¡Mira, mira, mira! ¡Ahora cae! Tiene que pegar allí atrás, para que funcione. ¡Más, más, Vidal! ¡Más, más! ¡Echa más! ¡Echa más!
Rumi: ¡Ánimo!
Hombre: ¡Echa más! ¡Echa más!
Carlos: Bueno, pues muy cerca de Navapalos tuvo lugar una de las pocas escenas que se salen del realismo característico de El Cid. En este caso es un sueño. La imagen de un sueño que tiene un protagonista. Era, es un tema literario muy frecuente en la literatura de todo el mundo. Y el arcángel Gabriel, concretamente, pues, aparece continuamente para proyectar sus palabras en los sueños de muchos seres. En este caso al Cid Campeador. Y esto ocurre muy cerca de Navapalos, en un lugar identificado en el poema como Figueruela. Probablemente debemos pensar que el Cid Campeador y sus hombres, que se habían reunido con él, buscaban un lugar que tuviera resguardo, que tuviera agua, que estuviera al lado del río Duero, que está detrás de nosotros. Así que vamos a imaginar que en este paisaje idílico de fuentes, de arroyos y de vegetación; pudieran acampar los hombres del Cid Campeador. Leamos el episodio del sueño del Cid:
Rumi: ¡Ánimo!


Versión original

Y se echava mio Cid después que cenado fue,
un sueñol' priso dulçe, tan bien se adurmió;
el ángel Gabriel a él vino en sueño:
-¡Cavalgad, Cid, el buen Campeador,
ca nuncua en tan buen punto cavalgó varón!
Mientra que visquiéredes, bien se fará lo to.
Cuando se despertó el Cid, la cara se santiguó.


Versión moderna

Allí se echaba mio Cid después de que cenó,
le embargó un sueño dulce, muy bien se durmió;
el ángel Gabriel en sueños le visitó:
-¡Cabalgad, Cid, el buen Campeador,
pues nunca en tan buen momento cabalgó varón!
Mientras vivas, lo tuyo saldrá a la perfección.-
Cuando se despertó el Cid, la cara se santiguó.


Pregunta:

¿Qué apareció en el sueño del Cid?