POR EL CAMINO DEL CID

El Cid se despide de su familia.
Monasterio San Pedro de Cardeña.

[ANTERIOR] 61 (277) [POSTERIOR]

Profesor Rubio: En la siguiente escena es la despedida. Después de estar aquí unos días y de confiarles a lo que el Cid más quería, que era su esposa y sus dos hijas, confiárselas al Abad y a estos monjes, tiene lugar la despedida. Probablemente la despedida ocurrió fuera del monasterio, a la puerta, cuando el Cid se disponía a tomar ese camino que le iba a llevar hacia el Sur, hacia tierra de moros. Y en un lugar como este ocurrió la separación, dolorosa, entre el esposo y la esposa. Entre el padre y las hijas. Vamos a leerlo:


Versión original

Llorando de los ojos, que non viestes atal,
asís' parten unos d'otros commo la uña de la carne.
Mio Cid con los sos vassallos pensó de cavalgar,
a todos esperando, la cabeça tornando va; (374-7)


Versión moderna

Llorando en silencio, como no habéis visto igual,
así se apartan unos de otros como la uña de la carne.
Mio Cid con sus vasallos empezó a cabalgar,
esperándolos a todos, la cabeza volviendo va;


Pregunta:

¿Hacia dónde se dirigió el Cid?