HEIKEMONOGATARI

DAN-NO-URA (1). ESTRECHO DE KANMON

Anterior < 7 (12) > Siguiente


Ante nuestros ojos una vista panorámica del estrecho de Kanmon, que une a dos de las cuatro grandes islas de Japón, la isla de Honshu, donde estamos en este momento y en frente la isla de Kyushu. Hoy día este estrecho está surcado por un magnífico puente de hierro debajo del cual transitan modernas embarcaciones. Resulta quizás un poco difícil imaginar lo que aquí, en esta bahía, ocurrió hace ochocientos años; fue la famosa batalla de Dan-no-ura.
La batalla naval de Dan-no-ura, en principio estaba bastante igualada, sin embargo, un hecho psicológicamente decisivo, tal vez, para la batalla fue la llegada, una semana antes, de un hombre, el superintendente del Templo de Kumano Tanzo, que con dos mil samuráis y doscientas naves, se puso de lado de los Genji. Esto desmoralizó profundamente al clan de los Heike y va a pesar como una losa en el desarrollo del combate, un combate que tuvo lugar, exactamente, a la hora del conejo seis de la mañana del día veinticuatro, era el tercer mes del segundo año de la era Genriaku, año 1185.
Las dos flotas se hallaban situadas una en frente de la otra en esta bahía, separadas tan solo unos treinta cho de largos; teníamos por un lado a los Heike con unas mil embarcaciones y a los Genji con tres mil y este enfrentamiento naval, la táctica de los Heike era situar en primer lugar los arqueros para que, bajo el impacto de las flechas, pudieran desorganizar el avance de las embarcaciones de los Genji. Otra estratagema que tenían los Heike consistía en intentar engañar a los Genji poniendo en las naves más pequeñas, a la nobleza y a la comitiva imperial y a los soldados por otro lado en las embarcaciones más grandes que eran de tipo chino. Sin embargo, una importante deserción de los Heike, a los Genji reveló este secreto. De forma que al saberlo, los Genji van a dirigir el fuerte de su ataque a las embarcaciones pequeñas donde sabía que estaban los principales señores de los Heike. Este factor también será decisivo para decidir la suerte del combate.